Comportamiento de la subvención cultural




Recientemente he tenido ocasión de dirigir satisfactoriamente la tesis de magister en Gestión Cultura del destacado antropólogo MarcoSánchez Aguilera, actual director del Museo de Historia Natural de Concepción, en Concepción, Chile. En la investigación de igual título, el profesional evalúa la política de descentralización contenida en el reglamento que norma la asignación de unos fondos para el desarrollo cultural disponibles en Chile (FNDR). Centra su análisis en la VIII Región del país, constatando que pese a los esfuerzos descentralizadores que la ley prevee, en la práctica el aporte fiscal al desarrollo de iniciativas culturales se concentra igualmente en la capital regional y en las principales comunas. Atribuye esta realidad a la inexistencia de gestores culturales capace de generar proyectos viables y a la ausencia de mecanismos de evaluación de las políticas públicas.

A continuación presento algunos párrafos destacados de la misma.

Descentralización de la política cultural y desarrollo cultural equilibrado

"El gobierno y la administración interior del Estado divide el territorio de la República en regiones. Un principio básico es la búsqueda de un desarrollo territorial armónico y equitativo que alcance a todas las regiones, así como a todos sus habitantes. La descentralización debe alcanzar al diseño de políticas culturales, a la ejecución de las mismas, a la evaluación de sus resultados y a los recursos de gestión, financieros y de infraestructura, que el Estado pone al servicio de la cultura, con el propósito de conseguir un desarrollo cultural equitativo y armónico de todas la regiones del país. La descentralización de la política cultural implica también un reconocimiento de las especificidades y características culturales de las distintas regiones de Chile. Esto lleva aparejado la implementación de programas acordes con dichas particularidades, y la necesidad de potenciar el desarrollo de las identidades locales que dan vida y personalidad a las regiones.

Los procesos de modernización del Estado y sus supuestos descentralizadores, situarán en sus márgenes nuevos impulsos a la Política Cultural. La transferencia de competencias desde que se crearan los Gobiernos Regionales en 1993, ha de marcar el inicio de una nueva generación de políticas, donde las estrategias de desarrollo territorial y local, influirán en el papel que ha de jugar la institucionalidad pública en la materia.

Es en el marco de estos procesos que, el presente estudio se propone explorar y describir, los datos existentes respecto de la inversión del Gobierno Regional del Bío-Bío, en materias de identidad regional, equipamiento y difusión de actividades culturales, durante el período 2005-2008. Específicamente el caso de la Subvención Cultural del Fondo Nacional De Desarrollo Regional (FNDR). En cuanto problema busca responder a la pregunta ¿Cómo se comporta la asignación de la subvención cultural del FNDR en el periodo 2005-2008, a partir del gasto en equipamiento, difusión e identidad de las distintas unidades culturales favorecidas en la región del Bío Bío?

El FNDR como instrumento de inversión regional y junto a el, la subvención del 2% objeto de este estudio, han ido de la mano con los cambios sociales, económicos y culturales que están ocurriendo en Chile. Estos fenómenos muestran un complejo flujo de fuerzas, que giran en torno al debate acerca de la cultura y que muestran el rol de cada uno de los actores, en la convergencia de las causas que generan la actual realidad cultural en el país. Particularmente nos situamos en torno a la cultura, como objeto de políticas públicas; como factor insoslayable para el logro de un desarrollo sustentable; y en torno al Estado como ejecutor, promotor y facilitador de las políticas culturales.

El Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR)

Descripción del Fondo

Instrumento financiero, creado en 1975, se mantiene como único instrumento de inversión descentralizado, hasta 1992. Se encuentra definido en la ley 19.175 como un programa de inversiones públicas, con finalidades de desarrollo regional y compensación territorial, destinado al financiamiento de acciones en los distintos ámbitos de desarrollo social, económico y cultural de la región, con el objeto de obtener un desarrollo territorial armónico y equitativo . Los recursos provienen de aporte fiscal y créditos externos con diferentes instituciones internacionales, entre los cuales destacan el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. El fondo se encuentra constituido por una proporción de gastos de inversión pública la que es definida anualmente por la Ley de Presupuestos

Subvención Cultural del FNDR

En materia de cultura la Ley Orgánica Constitucional sobre Gobierno y Administración Regional, en su artículo 19 del Capítulo Funciones y Atribuciones, señala que “En materias de desarrollo social y cultural, corresponderá al Gobierno Regional; “fomentar las expresiones culturales, cautelar el patrimonio artístico y cultural de la región, incluidos los monumentos nacionales, y velar por la protección y el desarrollo de las etnias originarias”.

Para operacionalizar esta normativa, desde el año 2005 en la Ley de Presupuesto General de la Nación, para cada año de ejecución se dispone la inversión de un porcentaje del total del presupuesto del GORE, con el fin de subvencionar actividades culturales. Esta Subvención que tiene carácter de aporte estatal directo, se ejecuta mediante concurso público.

Ante la presentación de proyectos, estos son remitidos a un equipo técnico conformado por tres profesionales de la Dirección Regional del Concejo Nacional de la Cultura y Las Artes de la Región del Bío Bío y cinco Consejeros Regionales (CORE), quienes determinan la admisibilidad y evaluación técnica de los proyectos postulados. Posterior a este proceso, el CORE previa propuesta del Intendente, determina la selección final para su financiamiento

COMENTARIOS FINALES

Los instrumentos públicos de inversión en materia de cultura han presentado una importante evolución desde que fueran creados a comienzos de los noventa. Esta evolución no solo se presenta en el ámbito de la expansión financiera de los programas destinados a la cultura, sino que se ha producido también, una diversificación de los instrumentos destinados a satisfacer las necesidades culturales. En este contexto la subvención cultural del FNDR se ha transformado en una importante fuente de financiamiento de actividades culturales en los distintos ámbitos del quehacer social. Este florecimiento a nivel de instrumentos de inversión, supone el desafío, de lograr establecer mecanismos en su distribución, que tengan como fin generar una propuesta y oferta integral para las audiencias que se pretender formar, como objetivo de la política cultural tanto nacional como regional.

Los fondos destinados a cultura mediante los mecanismos del FNDR suponen en el mismo periodo de estudio, es decir 2005-2008, un 60% más de la inversión canalizada mediante el FONDART, que ha sido el principal instrumento de inversión en la materia. La magnitud de estas transferencias obliga al sector público y a quienes sean responsables de su distribución a reglamentar y considerar con suma diligencia la importancia de este mecanismo. Uno de los nudos críticos establecidos en el estudio, es la ausencia de un procedimiento claro y permanente en la destinación que se hace de estos recursos. En este sentido se debe recordar que en los supuestos de la asignación de la subvención, no incluyen una dimensión territorial expresa, por lo tanto es a nivel de propuesta que los datos han sido ordenados y desagregados hasta el nivel de comuna.

En lo referido al objetivo de la Caracterización del comportamiento de la inversión en relación al nivel Político Administrativo. Señalar que a nivel territorial y tomando como unidad de observación las comunas, se observa una gran concentración en la comuna que corresponde a capital provincial Recordemos que la comuna es una unidad territorial delimitada y la municipalidad la institución jurídica que la administra. Para nuestro análisis corresponden a dos dimensiones, la comuna considera la unidad territorial en cuyo interior se ejecutan una cierta cantidad de inversión. El municipio en cambio es la corporación a cargo de la administración de la comuna y se le considera para efecto de nuestro estudio, como una unidad cultural más.

En términos de inversión la provincia más favorecida resulta ser la de Concepción, concentrando el 39.05% del total regional para el periodo. Al interior de esta Provincia se presenta la comuna con la mayor cantidad de proyectos e inversión ejecutada; en la comuna de Concepción se ha destinado el 12.89% del total de los recursos para la región y el 33% del total provincial. El aporte de la Comuna de Concepción (12.89%) es mayor que todo el gasto en la Provincia de Arauco. Quilaco ubicada en el área jurisdiccional de la provincia de Bío Bío es la que presenta el menor nivel de inversión con un 0.22% en relación al total de gasto para el periodo a nivel regional y un 1% del total provincial

La provincia de Arauco es la que presenta los menores niveles de inversión a nivel regional, pero a la vez es la que presenta una mayor inversión per cápita ($625). En esta provincia se ubica la única capital provincial que no ocupa el primer lugar de inversión, Contulmo es levemente superior a Lebu (Lebu aporta con un 20.08%, Contulmo lo hace con un 20.11%). Talcahuano que es la segunda comuna en cantidad de población y cuarta en inversión en la Provincia de Concepción, es la comuna con menor inversión per cápita, el promedio para la provincia se encuentra en torno a los $301 por habitante.

La evolución presupuestaria ha determinado un aumento de la cobertura en relación a las comunas en que se han ejecutado proyectos mediante la Subvención. Si en 2005 se escogerían proyectos correspondientes a 26 comunas con un 48.14% de cobertura, para 2008 se han escogido proyectos que provienen de 50 diferentes comunas de la región con un 92.59%. En el periodo de estudio todas las comunas han sido beneficiadas al menos por una vez.

En relación a las unidades culturales beneficiadas, el comportamiento de la subvención en el periodo, muestra que a nivel regional la distribución por Unidad Cultural, considera un 59.8% de inversión para los municipios y el restante 40.2% para Instituciones. Concepción se mueve bajo el promedio regional, donde el promedio para el periodo es de 52.4% de inversión canalizada a través de municipios y un 47.6% mediante Instituciones privadas. Las provincias de Arauco, Ñuble y Bío Bío, presentan un promedio superior a 60% para los municipios, siendo Ñuble el más alto con un 69%. Esto muestra que buscando mantener el equilibrio general en la región, este se mantiene con un mayor cargo a los municipios de las restantes provincias, mientras en Concepción se tiende a una mayor equilibrio entre las unidades culturales favorecidas.

Las mayores concentraciones en esta área la presenta Florida, donde el 100% de los recursos se adjudicó al municipio, a la vez que es el que recibe los menores aportes de la provincia con un 2.21%. Los comunas de Santa Juana (92%), Hualqui (88%), Talcahuano (79%) y Coronel (71%), presentan altas concentraciones en municipios. En Los Álamos el 100% se lo adjudica el municipio, línea que siguen Tirúa, Curanilahue y Contulmo. En la comuna de Cañete el 76% del total de recursos invertidos se ha canalizado a través de Instituciones, el restante 24% se ha ejecutado por el Municipio. Lo mismo sucede en Lebu donde la mayor concentración de recursos se queda en las Instituciones con un 75%.

Se confirma que las capitales provinciales rompen la tendencia general en cuanto distribución, estas acumulan mayor cantidad de inversión por Instituciones y menor por municipios contrario a lo que sucede en el análisis general. Los Ángeles muestra un 23.8% del total de gasto por municipios.

Se destaca en este especto que la comuna de Concepción concentra el 44% del total de recursos destinados a las Instituciones en la provincia, seguido de Lota con 16.27%. Además esta comuna invierte el 65% de los recursos ejecutados en tu territorio mediante Instituciones, en ambos casos esta comuna rompe las tendencias regionales, donde los municipios concentran la mayor cantidad de inversión en la muestra general.

En materia de líneas de financiamiento la distribución regional muestra un 56% para difusión, 17% Identidad y un 27% para equipamiento. Nuevamente la provincia de concepción rompe la tendencia y muestra una concentración superior al 63% de sus recursos en difusión. En el caso de Ñuble es la única, que invierte menos de un 50% de sus recursos en difusión, a la vez que es la que presenta el mayor porcentaje destinado a identidad, con un 21.66%, mientras Bío Bío gasta un 11.18% en proyectos encasillados en el ítem identidad. En Bío Bío destaca el alto gasto en equipamiento con un 36.21% que se constituye como el mayor en la región. Llama la atención que sea Ñuble y no Arauco o Bío Bío, la provincia donde se ejecuta un mayor gasto en identidad, si consideramos que tanto Arauco como Bío Bío, presentan un importante componente indígena y de inmigración extrangera en la conformación de su población.

En cuanto a líneas de financiamiento se destaca el caso de Santa Juana que concentra su inversión en Equipamiento con un 100%. Chiguayante presenta el 91.54% del total de los recursos invertidos en la comuna, al área de Difusión. Este mismo fenómeno se repite en Talcahuano (95.95%), Penco (88.83%), San Pedro De La Paz (83.9%), Concepción (80%), Florida (61.1%) y Hualqui (51.02%). En Ñuble destaca Trehuaco con un 100% del gasto en difusión . La comuna de San Ignacio rompe la tendencia, invirtiendo en un 100% en identidad, en cambio El Carmen y Bulnes presentan un 100% del gasto en equipamiento. En la provincia de Arauco solo en Curanilahue se invierte mayoritariamente en Equipamiento, con un 60.61% del total del gasto en la comuna, que se relaciona con el auge de las Orquestas Juveniles en la comuna. En Los Álamos la inversión se en reparte de forma equitativa entre Difusión e Identidad, a la vez que es la única comuna que no presenta inversión en equipamiento.

Finalmente no queda claro que la subvención cumpla con los supuestos de distribución del FNDR. Como sabemos el FNDR es un instrumento de compensación territorial, siendo favorecidos subsidiariamente aquellos territorios como menos desarrollo. En la asignación se observa más bien un énfasis en la distribución de la población, donde los centros urbanos e industriales, son los más favorecidos. Esto se confirma con el predominio de las capitales provinciales, las que resultan ser las más beneficiadas".

La tesis completa está disponible en la biblioteca central de la U.Santo Tomás en Santiago de Chile.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cambios en la legislación sobre financiamiento privado a la cultura en Chile

Acceso a la cultura: La comunicación en los espacios culturales.

Exigencias y desafíos a los investigadores en comunicación