Tensión mediática entre Chile y Perú

USACH AL DIA
Escrito por Fernando Olmos
Lunes, 19 de Octubre de 2009 13:40

Cristián Antoine, académico Escuela de Periodismo Usach“Chile quiere callarnos” fue el titular de respuesta del diario limeño La Razón tras el conflicto binacional luego de que ese medio peruano colocara en portada un titular agresivo contra la Presidenta Michelle Bachelet. Lo anterior, desencadenó un enfrentamiento entre las cancillerías de los dos países. De hecho, el gobierno chileno calificó el titular del medio peruano como una “grosería inaceptable”, en palabras de la vocera del Gobierno, Carolina Tohá.
El rol de los medios de comunicación puede influir en tensar las relaciones entre dos pueblos, lo que queda de manifiesto tras el enfrentamiento entre Perú y Chile. Cristián Antoine, periodista y profesor de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile, señala que el periodismo peruano tiene una historia más larga que el periodismo chileno: “El periodismo peruano es de los más antiguos de América Latina, de hecho supera en un siglo a la actividad periodística chilena. Allá empezaron sus actividades mucho antes que acá se comenzara siquiera a organizar la Aurora de Chile”, señala el académico.
Comenta que en términos editoriales, las decisiones que se toman en el sistema informativo peruano son muy distintas al medio chileno. “Eso hace que ciertos hábitos del periodismo escrito de ese país tengan actitudes que nos parecen raras. Nuestro periodismo popular es diferente al de ellos, que busca encontrar reivindicaciones nacionalistas con los países vecinos. Para la prensa chilena ese nunca ha sido un tema”, menciona Cristián Antoine.
Insiste en que “desde aquí (Chile) es poco probable que sepamos cuánta gente tiene acceso a las publicaciones de un periódico en Perú. En general los diarios no están entre los medios de comunicación más populares de los países. Si lo que ocurre los periódicos populares de Perú es parecido a lo que ocurre con los chilenos, su incidencia es muy baja en los mercados y mucho menor en las personas que eventualmente pueden tomar decisiones”, dice el académico.

Loreto Correa, experta en Relaciones Internacionales IDEA Usach“Estamos en un proceso en desarrollo y eso lo debe entender la opinión publica, donde los actores sociales pueden pronunciarse agriamente sobre lo que se está llevando a cabo en La Haya, tras la demanda peruana contra Chile”, explica la Doctora Loreto Correa, experta en Relaciones Internacionales del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, insistiendo en que la ciudadanía y la opinión pública de ambos países debe estar preparada y no darle mayor importancia.
Respecto a lo publicado en el diario limeño La Razón, Loreto Correa menciona que, desde un punto de vista de paridad de las partes, “uno podría comparar lo anterior con la protesta de Chile por los mapas franceses; en el sentido de que el mapa no era oficial, la prensa tampoco es oficial. Estos roces pueden afectar a la opinión pública pero no es importante para el quehacer diplomático”, menciona la experta de la Usach.
Los medios de comunicación, particularmente la prensa escrita, han sido testigos –y semi protagonistas- de las diferencias diplomáticas entre Chile y Perú. De hecho, colateral a la polémica por el titular del diario limeño La Razón, se inicia una nueva distancia, producto de un viaje que sostendrá la Presidenta Michelle Bachelet a Ciudad del Vaticano, donde se reunirá con Benedicto XVI.
Según la prensa, esta visita es considerada por la cancillería peruana como un adelantamiento de Chile para exponer su versión sobre la carrera armamentista. Sin embargo, la cancillería del Perú, a cargo de José García Belaúnde, señala oficialmente que no hay enconos y que el trabajo desde Perú se hace de modo serio y silencioso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cambios en la legislación sobre financiamiento privado a la cultura en Chile

Acceso a la cultura: La comunicación en los espacios culturales.

CONVERSATORIO SOBRE EL APORTE DE LA CULTURA EN LA CALIDAD DE VIDA