MECENAZGO UNIVERSITARIO, ÚLTIMAS NOVEDADES







La noticia no sorprendió a nadie. Hace unos días el Ministerio de Educación dio a conocer los resultados del proceso 2009 asociado a la norma que permite a las universidades y demás centros de educación superior del país acceder a donaciones de privados (empresas y particulares) con beneficio fiscal. En esta ocasión, la Universidad de Los Andes fue la que más recursos captó en un proceso que se estimaba sería difícil –como de hecho lo fue- por la crisis económica y la desaceleración de la economía.
Lo interesante es que la universidad privada desplazó del primer lugar a la tradicional P. Universidad Católica, haciendo que sus casi tres mil 733 millones, la llevaran al primer lugar del palmarés del mecenazgo universitario chileno (Michell, 2010).
En orden decreciente de aportes, tras la universidad comúnmente asociada a la espiritualidad del Opus Dei, se ubican la Católica (3.433 millones); la U de Chile (2.529 millones); la U del Desarrollo (1.205 millones); Alberto Hurtado (399 millones); Católica del Norte (362 millones); Adolfo Ibáñez (331 millones) y les siguen la Finis Térrea, la Andrés Bello y la U.San Sebastián con cifras que bordean los 200 millones en aportes.
La USACH ocupa puesto n° 14 entre las universidades que más donaciones recibieron del sector privado durante el 2009, captando poco más de 140 millones en aportes privados.

Lo de la U. Andes no es casual.
Se trata por cierto de una de las corporaciones que más eficientemente ha profesionalizado la práctica del fundraising, aplicando en el país la experiencia que universidades similares han desarrollado por años en Europa y otros países de América Latina. No es inusual constatar como la U. de Navarra en Pamplona, España, es también una de las más eficientes captadoras de recursos usando las leyes de mecenazgo disponibles en la Península.

Según explicó a la prensa el administrador general de la Universidad de los Andes, Alejandro Gutiérrez, las estrategias para captar donaciones varían de acuerdo con el proyecto específico a financiar (Muñoz, 2010). Sin embargo, siempre son importantes la Asociación de Amigos del plantel y los egresados. Los recursos reunidos el año pasado, destacó Gutiérrez, se destinaron a un nuevo edificio para albergar las facultades de Derecho e Ingeniería Comercial, nuevos laboratorios de investigación para la facultad de Ingeniería e inversiones de infraestructura. Además, agregó, se hicieron aportes al fondo de becas.

En cuanto a los donantes, el administrador general del plantel sostuvo que reciben tanto de grandes empresas como de personas que hacen pequeños aportes en forma permanente. Son estas últimas donaciones las que permiten mantener las becas socioeconómicas.
Empleo de los fondos
Es evidente que hay bastante concentración de donaciones en pocos planteles. Ello tiene que ver, empero, más con los planes de negocios de cada institución, con el cómo se llega al sector privado potencialmente donante y cómo se relacionen las universidades con el medio, que con opciones religiosas o ideológicas del empresariado. Un detalle no menor es que buena parte de los fondos provienen de personas y no de las grandes corporaciones. Otro aspecto a considerar es que el destino de los aportes está sumamente constreñido por la ley, haciendo imposible en la práctica que los fondos recibidos por las universidades se puedan usar para otra cosa que no sea aquello que está precisamente prescrito.
La experiencia chilena de donaciones privadas ya tiene más de 20 años de práctica (se aprobó en el 1987). Se trata de leyes consolidadas y que son rigurosamente auditadas por el SII. Por cada donación, los planteles deben emitir un certificado que va, entre otros, al Ministerio de Educación. A fines de marzo de cada año, esta entidad entrega la información del año anterior al Servicio de Impuestos Internos para que sepa qué contribuyentes pueden usar algún tipo de crédito tributario (Impuestos Internos).
Las donaciones que reciban las Instituciones de Educación Superior a que se refiere la Ley Nº 18.681 ("Artículo 69 y 70 que establece normas sobre donaciones que se efectúen a las Universidades e Institutos Profesionales Estatales y particulares reconocidos por el Estado. Ley nº 18.681," 1987), en su artículo 69, sólo podrán ser destinadas a financiar la adquisición de inmuebles, de equipamiento, de readecuación de infraestructura, para apoyar el perfeccionamiento del quehacer académico o bien a financiar proyectos de investigación de las instituciones señaladas. Los bienes inmuebles adquiridos con las donaciones quedarán afectados a los fines de docencia, investigación y extensión de la institución. En el caso que el donatario desafecte los bienes inmuebles referidos, deberá enterar en arcas fiscales, los impuestos que el donante hubiere descontado por este concepto.

Filántropos corporativos
Como modalidad específica de la filantropía corporativa actual, las contribuciones de la empresa y los particulares al desarrollo de centros académicos no son una novedad. Algunos países (vg. Estados Unidos, Australia, entre otros) encuentran en los aportes del sector privado la principal fuente de financiamiento de la educación superior. Las donaciones privadas a universidades estadounidenses alcanzaron los 31.600 millones de dólares en 2008, la cifra más elevada jamás registrada. De acuerdo a los informes disponibles, los estadounidenses también donaron 3.900 millones de dólares para ayudar a estudiantes de países en desarrollo que cursaron estudios en Estados Unidos durante el año académico 2007-2008. Esta cifra supone un aumento del cinco por ciento en relación al periodo 2006–2007(Thomas, 2009).

Tratándose de las donaciones a universidades, se ha destacado que este mecanismo tributario ha significado un respaldo decisivo al propósito de lograr una educación superior de calidad, pluralista y solidaria. Esto no es privativo de una institución ni de un sector, pues se trata de un objetivo nacional, común, definido por el Gobierno, el Parlamento, las universidades y todos los demás entes vinculados a los fines públicos.
Así, el mecanismo tributario es un instrumento de distribución de recursos que apunta al corazón de los principios constitucionales de servicialidad del Estado, subsidiariedad e igualdad y que, por lo mismo, debe ser protegido y valorado. Su vigencia operativa, que debiera extenderse muchísimo más, permite hacer realidad la formación humana, profesional e intelectual y la movilidad social de miles de jóvenes.
“También es una cuestión de pluralismo. La distribución de recursos que alienta esta fórmula de donaciones estimula el desarrollo de variadas iniciativas. Las opciones para los donantes son múltiples. Libremente elegirán proyectos de su interés por prestigio, ideario y confianza en el donatario, en su buena administración de los recursos, en su seriedad, en la inexistencia de proyectos aparentes”(Poblete, 2009).

Se ha ido imponiendo en el mundo el concepto de eficiencia emprendedora en la filantropía, es decir, la asociación de buenas ideas con la eficacia empresarial para resultados concretos. En 2006, los privados norteamericanos donaron voluntariamente el equivalente al 2 % del PGB, 300 mil millones de dólares, en iniciativas espontáneas de ayuda comunitaria (Ebensperger, 2007). Ya en 1835, Alexis de Tocqueville observaba esa tendencia a buscar soluciones desde la comunidad en vez de depender del Estado.
Uno de los mecanismos más frecuentes de estímulo es a través de las legislaciones que contemplan rebajas en los impuestos a quienes “donan” a causas de interés común.


Fuentes
Artículo 69 y 70 que establece normas sobre donaciones que se efectúen a las Universidades e Institutos Profesionales Estatales y particulares reconocidos por el Estado. Ley nº 18.681 (1987).
Impuestos Internos, S. d. Donaciones. Santiago, Chile: Servicio de Impuestos Internos.
Michell, B. (2010, 14 de abril). Tres universidades concentran el 65% de aportes de privados a la educación superior. La Tercera, p. 18. Retrieved from http://diario.latercera.com/2010/04/14/01/contenido/9_23975_9.shtml
Muñoz, A. (2010, 14 de abril). U. de los Andes desplaza a la UC como plantel que recibe más donaciones de privados. El Mercurio. Retrieved from http://diario.elmercurio.com/2010/04/14/nacional/nacional/noticias/27AC2480-EC9F-483F-BFC1-A809F8F3B8C1.htm?id=%7b27AC2480-EC9F-483F-BFC1-A809F8F3B8C1}
Poblete, O. (2009, 26 de enero ). Donar para educar más y mejor. El Mercurio. Retrieved from http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id=%7b6c2dbbdd-f297-4ae8-b9d5-f0786689bce7}
Thomas, J. (2009). Nivel de donaciones benéficas sigue siendo alto en Estados Unidos. Predominan donaciones privadas a las universidades. America. Gov Retrieved 9 de septiembre de 2009, 2009, from http://www.america.gov/st/foraid-spanish/2009/June/20090619152538tj0.9517023.html


Foto

Biblioteca Universidad de los Andes


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cambios en la legislación sobre financiamiento privado a la cultura en Chile

Acceso a la cultura: La comunicación en los espacios culturales.

Exigencias y desafíos a los investigadores en comunicación