lunes, 30 de enero de 2012

Las políticas culturales en México

Quiero compartir con ustedes un estupendo trabajo de los alumnos mexicanos José Torres Martín del Campo y Reuel Zuñiga Padilla, estudiantes de intercambio este semestre recien pasado en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile



Fuente: http://www.clarinveracruzano.com/wp-content/uploads/2010/08/museo-nal.-de-antropologia.jpg





Introducción.
Por política cultura entendemos aquellas acciones encaminadas a preservar el patrimonio, a promover las diferentes prácticas sociales de una población, a administrar y reglamentar las industrias culturales, a fomentar la práctica creativa, a establecer canales de distribución y recepción de bienes y objetos artísticos, entre otras cosas.
Para que esto sea posible, existe una compleja red de actores sociales con espacios de autorización y aprobación del reconocimiento social de artistas y sus obras, dentro de los cuales los gobernantes y las instituciones de gobierno juegan un papel relevante.
Sin embargo estas acciones han variado históricamente, y se pueden establecer dos formas de participación gubernamental en cuanto a su realización:
-      La acción de los gobernantes como una iniciativa individual, por el poder que le brinda su puesto actúa atendiendo fundamentalmente a sus inquietudes y gustos personales.

-       El gobierno juega un papel explícito y constante en la producción, fomento y consumo de las actividades artísticas. Se establecen una serie de acciones homogéneas, procurando tener un mayor alcance y perdurabilidad, lo que se puede considerar como una política de estado.
La política cultural que se ha llevado a cabo en México durante gran parte del siglo XX ha sido una forma intermedia entre estas dos maneras de intervención: tenemos la acción del gobierno institucionalizado que estable líneas generales para la actividad gubernamental y dentro de ellas se perfilan algunos elementos que atañen a la creación artística; pero que, aun deja un gran margen de acción a la personalidad de los gobernantes en turno y a la utilización discrecional y secreta de los recursos presupuestales.
Así, a lo largo de estos años se han realizado acciones que no se contemplan dentro de un plan global previo, y por tanto, su hechura es por demás heterogénea respondiendo fundamentalmente a necesidades sociales coyunturales del país.
Veamos brevemente como se han desenvuelto las políticas culturales mexicanas en los últimos tiempos:
Durante los años en que el sistema político estaba dominado por el PRI (Partido Revolucionario Institucional) el apoyo que se otorgaba a los artistas era establecido por cada uno de los gobiernos y funcionarios a partir de una política gubernamental con objetivos y metas poco claras. El fomento a la creación, producción, circulación y consumo artístico dependía de los aspectos políticos del momento; así como de la influencia que sobre ellos tenían determinados artistas, o en todo caso, de las preferencias y gustos artísticos de los funcionarios en turno.

Época Posrevolucionaria.
En las décadas de los años 30 y 40 podemos hablar de política gubernamental hacia las artes y la cultura como un cúmulo de acciones dispersas, que mas que tener un objeto coherente de conseguir un desarrollo cultural y artístico armónico, se aplicaban de manera aislada con el objeto de dar salida a situaciones específicas.
En este periodo se crean dos de las instituciones culturales más importantes de nuestro país, como lo son:
El instituto nacional de antropología e historia (INAH) en 1939.
El instituto nacional de Bellas Artes (INBA) en 1946.
Durante muchos años la política estatal hacia las artes estuvo ligada de manera directa a las necesidades políticas del momento y del estado social autoritario en su conjunto; y por otra parte, también al papel que le corresponde a las artes de los países en desarrollo en el mundo.
En esta época muchas de las manifestaciones culturales y artísticas que el gobierno apoyaba y promovía fue la idea de un arte “nacionalista” y “popular” por lo que era propenso a patrocinar y cobijar estas tendencias artísticas.

Años 50’s y 60’s.
A partir de esta etapa comienza una apertura a tendencias artísticas no enmarcadas dentro del nacionalismo, por lo que se abren apoyos a artistas con una visión más cosmopolita, pero sin dejar de lado la tendencia anterior.
Así mismo, el carácter coyuntural y discrecional de la política cultural continúa. El estado mexicano se preocupa por mantener a los principales artistas y creadores bajo su cobijo mediante el encargo de obras. Lo cual le permitió al gobierno mantener la promoción y el fomento de las artes y la cultura, así como tener a un grupo de artistas e intelectuales que le dieran cierto grado de legitimidad frente a pueblo.
En este periodo se planea y se construye con un aire de modernidad, la Ciudad Universitaria de la Ciudad de México (CU), en los sexenios de los presidentes Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines. Esto permitió que artistas plásticos de la época realizaran trabajos monumentales ya fueran escultóricos o muralísticos, así como el diseño arquitectónico de los edificios.
Fuente: http://imgll.trivago.com/uploadimages/60/16/6016568_l.jpeg



Los 70’s y 80’s
Durante los años setentas y ochentas, se realizan esfuerzos para discutir sobre el tema cultural en nuestro país. Numerosos investigadores influidos por investigadores extranjeros, principalmente en las ideas de Antonio Gramci y Alberto M. Cirese; van poniendo de relieve la importancia del tema y en algunos de estos trabajos se plantea la necesidad de desarrollar una política de estado.
Así, por invitación del gobierno Mexicano en conjunto con la UNESCO se logra la realización de la Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales (Mondiacult) en la Ciudad de México en el verano de 1982, siendo presidente José López Portillo.
Posteriormente, siguiendo la tendencia mundial de la segunda mitad del siglo XX en la que gran cantidad de países intentan pasar de acciones gubernamentales aisladas y sin organicidad explícita a una acción gubernamental estable y perdurable, México hace lo propio en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

Años noventa.
El discurso gubernamental hacia la cultura comienza a implementar programas que se valen del concepto de modernización de la cultura como línea central de acción. Así se crea el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) como órgano rector de la cultura del país, así como el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) como instrumento de promoción de la creación artística.
De esta manera es a partir de estas acciones en que el gobierno manifiesta una preocupación de más largo alcance dentro del ámbito cultural y artístico por dotar de mayores recursos y autonomía al sector cultural, así como generar un sistema de becas y estímulos que permitiera a creadores y artistas tener los recursos suficientes para poder realizar de manera estable su trabajo sin presiones económicas.
Desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) se comenzaron a realizar planes de gobierno en torno a la cultura, que se articularon haciendo una serie de consultas regionales a los distintos actores sociales involucrados en el campo cultural. 
El cambio político.
En el gobierno del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, se implementó el Programa Sectorial de Cultura (1995-2000). En el periodo de la transición política mexicana con el presidente Vicente Fox fue llamado: Programa Nacional de Cultura 2001-2006. La cultura en tus manos.
Sin embargo, el cambio de régimen político no trajo consigo cambios notables en la conducción de la política cultural. El Programa Nacional de Cultura como instrumento de referencia lo confirma. En líneas generales, los criterios básicos que rigen el trabajo cultural en este periodo continuaron los lineamientos de los dos programas sexenales anteriores, únicamente dando un mayor énfasis en la descentralización y en la priorización de la lectura como eje principal de este gobierno.
Algunos aspectos que Eduardo Nivón logra identificar sobre el panorama cultural mexicano de esta etapa son:
  • El bajo perfil de las autoridades culturales. Este factor puede deberse a la poca importancia atribuida por el Partido Acción Nacional (PAN), hacia la política cultural mexicana; a diferencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que hizo de la cultura un instrumento de legitimidad muy bien empleado.

  • La supeditación de las políticas públicas a la política fiscal. La incongruencia de las medidas con los objetivos de los programas culturales difundidos, sumado a la falta de firmeza de las políticas públicas en torno a los objetivos sectoriales, hace imposible que en cultura, o en cualquier otro campo, se logre la mínima consistencia en las acciones.
  • El desconocimiento de la naturaleza de los programas que el gobierno desea desincorporar. Fonart o Educal.
  • La pretensión de realizar una política cultural basada en la ausencia de política cultural. Para el sector público mexicano, la cultura ha perdido importancia estratégica.

·         La importancia de la legislación cultural en la organización de la cultura.

·         El gobierno federal, al menos un sector de él, pretende vaciar la cultura de sentido público y permitir que otros agentes privados asuman ese espacio. Este proceso se combina con un paulatino ascenso del organismo de derecha como interlocutor del Estado.

·         El aparato cultural del Estado ha perdido capacidad de interlocución. Ante el vacío dejado por el organismo central de cultura se ha incrementado el interés de otros sectores estatales por participar en la arena política. Es el caso de los Institutos Estatales de Cultura y del Congreso de la Unión que están asumiendo un nuevo protagonismo.

·         Surge una nueva agenda pública que se escapa a los organismos del Estado, donde el marco legal de la cultura y la descentralización de las instituciones ocupan un lugar privilegiado.

·         Se incrementa la importancia de las aportaciones estatales y municipales a los presupuestos de cultura.

Pero además, pese a estos cambios en el modo de gestión de la política cultural, hay un rasgo de notable de supervivencia que era muy común en el régimen político anterior (PRI): la discrecionalidad.

Hoy en día.
Respecto al sexenio actual se cuenta con el Programa Nacional de Cultura 2007-2012, que el gobierno de Felipe Calderón, impulsa a través de CONACULTA, el cual señala que ha sido elaborado tomando como punto de partida “Visión México 2030”, un ejercicio colectivo del año 2007 donde varios sectores de la población y el gobierno plasmaron un compromiso común con perspectiva de futuro.
Por lo que, puede considerarse que, cada vez más las políticas gubernamentales sobre cultura en México intentan acercarse a lograr una política de estado; ya que tanto CONACULTA como el FONCA siguen existiendo y son los dos principales instrumentos del gobierno federal para la promoción de la creación artística, así como algunos programas que han podido pasar de un gobierno a otro.
 Sin embargo, actualmente aún no se cuenta con una verdadera política de estado con todo lo que ello implica. Aquí, algunas razones que Tomás Ejea Mendoza, profesor investigador de la UAM, explica claramente:
Es claro que la política cultural cuenta con planes y programas; sin embargo, la implementación, los recursos y los resultados se quedan muy cortos respecto a las expectativas que plantean.
Nuestro país aun no cuenta con una ley de fomento cultural que permita afianzar la política cultural para que no esté sujeta al vaivén de los tiempos políticos.
Los creadores artísticos saben de las acciones gubernamentales referentes a la cultura, pero la ciudadanía en general carece de información, por lo que aún es común la toma de decisiones imprevistas y coyunturales.
En México, en muchos asuntos de la administración gubernamental, la rendición de cuentas sigue siendo, a pesar de la alternancia en el gobierno, fundamentalmente un ajuste de cuentas entre los grupos de poder, y el caso de la cultura no es la excepción.

Institutos Culturales
CONACULTA
El principal órgano que rige y coordina las políticas, organismos y dependencias culturales es el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), el cual también se encarga de promocionar, apoyar y patrocinar eventos de carácter cultural en México.
Los Inicios de un instituto que rigiera la culturan en México datan de 1921 con la fundación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a la cual se le delegó la tarea de encargarse no solo de la educación, sino también de la cultura, a través de una Subsecretaría de Cultura que funcionaba al interior de la SEP.
Posteriormente, y a través de un decreto emitido en el Diario Oficial de la Nación, el 7 de diciembre de 1988 esta Subsecretaría de cultura se desprende de la SEP, para convertirse en lo que hoy conocemos como la CONACULTA, el cuál hoy en día es un organismo independiente que trabaja para el Estado.
La CONACULTA tiene múltiples relaciones con los más importantes institutos culturales en México y a continuación enumeraré algunos de los más relevantes.

Institutos Nacionales de Cultura
El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) fue fundado durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas en el año de 1939, dada la necesidad que aquel mandatario encontró de preservar, proteger y difundir el patrimonio arqueológico, antropológico e histórico de México.
El primer antecedente del INAH es el  Museo Nacional Mexicano, el cual se creó en el año de 1825 por el primer presidente de la historia de México Guadalupe Victoria, tan solo cuatro años después de la independencia del país.
Después en 1865 en la época imperial de México, el emperador Maximiliano de Habsburgo emite una disposición para crear el Museo Público de Historia Natural, Arqueología e Historia, que es el segundo antecesor del INAH, el cual debía encargarse de preservar las figuras precolombinas
Finalmente en 1939 se crea el INAH, el cual es responsable de alrededor de 110 000 monumentos históricos de entre los siglos XVI y XIX y de los 29 mil sitios arqueológicos que actualmente hay en México.
El Instituto Nacional de Bellas Artes, es una institución dedicada a la difusión de actividades artísticas y culturales y fue fundado en el año de 1950, durante el mandato del presidente Miguel Alemán, el cual comenzó con dicho proyecto de Bellas Artes desde su candidatura presidencial, proponiendo un proyecto de campaña, el cual posterior a su elección llevo a cabo con la instauración del INBA.

Bibliotecas
La Biblioteca de las Artes es una de las bibliotecas más importantes del país, reúne más de 500 mil unidades en diversos materiales como partituras, libretos, discos, videos, bocetos, fotografías, transparencias, revistas, libros y tesis.
La Biblioteca José Vasconcelos ubicada en la Ciudad de México  fue inaugurada en el año 2006 durante la administración del presidente Vicente Fox Quesada y lleva el nombre de uno de los personajes históricos que más contribuyó en cultura y educación en México.
La Biblioteca Nacional fue fundada en 1867 y es el más grande repositorio bibliográfico del país, contiene más de 1’250,000 libros y documentos.

Centros Culturales
El Centro Cultural Helénico está integrado por el Teatro Helénico, con capacidad para 436 espectadores; el foro La Gruta, y una capilla española de estilo gótico, que contiene en su interior pinturas de Tintoretto y Murillo.
El Centro Nacional de las Artes fue creado en noviembre de 1994. Su objetivo es producir y explorar nuevos modelos y enfoques en torno a la educación, investigación y difusión artísticas.


Cinetecas
La Cineteca Nacional es la cineteca más importante de México, se encarga de rescatar, clasificar, conservar, restaurar, preservar y difundir obras cinematográficas principalmente nacionales pero también internacionales y fue fundada el 17 de enero de 1974, posteriormente el 24 de marzo de 1982 un incendio acabó con las antiguas instalaciones de la cineteca, destruyendo el material cinematográfico que se poseía. Dos años después el 27 de enero de 1984 se inauguran las actuales instalaciones de la Cineteca Nacional.
La Cineteca contiene más de 15 mil títulos de la cinematografía mundial, además de acervo cultural no fílmico como  videos, fotografías, carteles, fotomontajes, diapositivas y negativos.

Museos
El Museo Nacional de Antropología, es uno de los museos más importantes de América Latina, este recinto conserva  el legado arqueológico de los pueblos mesoamericanos, y hace una demostración de la gran diversidad étnica que tiene el país.
Las instalaciones del museo fueron construidas entre los años de 1963 y 1964 durante el mandato del presidente Adolfo López Mateos y fue inaugurado el 17 de septiembre de 1964.
La Piedra del Sol es la pieza más importante que conserva este museo y significa el corazón del lugar, por el que miles de turistas acuden a admirarla, también posee, las esculturas teotihuacanas de los dioses del agua, el tesoro de la tumba del rey Pakal y el Monolito de Tláloc.
El Museo Nacional de Historia, también conocido como el Castillo de Chapultepec, es el monumento arquitectónico con más historia de México, fue construido desde antes de la existencia de México como nación, desde la época de la Nueva España y en esa época era la casa del virrey.
Años más tarde, durante la guerra con los Estados Unidos, cuando las instalaciones eran las de una Escuela Militar, el recinto fue bombardeado por el ejército estadounidense en septiembre de 1847, fecha en la cual se recuerda un pasaje muy importante de la historia de México en donde algunos cadetes de la Escuela Militar murieron defendiendo las murallas del castillo y que hoy son conocidos como “Los Niños Héroes”.
Hoy el Castillo de Chapultepec es un museo que alberga una amplia colección de pinturas, fotografías, documentos y objetos que nos hablan de la historia de México desde antes de la colonización, hasta nuestros días.
El Museo Nacional de las Culturas, es el museo más antiguo de México, fue fundado por el emperador Maximiliano en el año de 1865. Este museo presenta la diversidad cultural del hombre alrededor de todo el mundo y posee una colección de 13 000 piezas pertenecientes a diversa épocas de la historia mundial como piezas arqueológicas de  Consiste de Egipto, Cercano Oriente y América del Sur, además de arte mesopotámico, griego y romano.

Legislación cultural en México

Artículos constitucionales
Uno de los artículos constitucionales fundamentales es el artículo 3°, que habla sobre la obligación que tiene el Estado de promover la cultura en México, así como también otorga autonomía a las instituciones de educación superior para promover la cultura tanto de manera interna como de manera externa.
Por otro lado, México posee gran diversidad étnica y con ello surge la necesidad de legislación que  asegure la existencia de dicha diversidad, para ello el artículo 4º señala que la Ley protegerá y promoverá el desarrollo de lenguas, culturas, usos, costumbres, recursos y formas específicas de organización social de los pueblos indígenas.
En cuanto a la libertad de expresión los artículos 6° y 7° permiten a los ciudadanos difundir, escribir y publicar escritos sobre cualquier asunto, ya sea literario, informativo o de opinión, lo cual también forma parte de la cultura de una nación.
También la constitución le otorga facultades al congreso de la unión para legislar y tomar decisiones en torno a cuestiones culturales, como sería el artículo 73, con el cual el Congreso tiene estas facultades sobre la industria cinematográfica, escuelas de bellas artes, museos, etc. también sobre monumentos arqueológicos, artísticos e históricos, cuya conservación sea de interés nacional.
Las principales disposiciones sobre administración cultural gubernamental se refieren en la actualidad fundamentalmente, al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. La estructura administrativa y jurídica con la que comenzó a operar el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, como órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública, respondía en lo esencial, a una agrupación de dependencias gubernamentales surgidas en momentos diferentes y con atribuciones diversas.

Decretos de Ley
Como mencionamos en apartados anteriores el 6 de diciembre de 1988 se emitió un decreto para la creación del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, con el cual México podía tener una dependencia que se encargara específicamente de los aspectos culturales y artísticos de la nación.

Leyes
El 31 de diciembre de 1946, se creó la Ley Orgánica del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, la cual establece los fundamentos, misiones, tareas y objetivos del Instituto.
Una de las leyes que más popularidad poseen debido al impacto que tienen los medios de comunicación en la sociedad es la Ley Federal de Radio y Televisión, la cual fue creada el 8 de enero de 1960 y la cual otorga las disposiciones para el manejo de las ondas electromagnéticas y el espectro de radio y la televisión, además de que trata el manejo de las concesiones que otorga el Estado para la radio y la televisión y los derechos y obligaciones que tienen los concesionarios de estos medios.
Otra legislación muy importante principalmente en el mundo contemporáneo, no solo en México sino en todo el mundo, es la Ley Federal de Derechos de Autor, la cual en México se instauró el 21 de diciembre de 1963, para proteger los derechos de los autores y establecer normas de la creación de institutos encargados de ello como las sociedades colectivas de derechos de autor que se encargan de proteger y promocionar las obras de los autores afiliados a cada una de ellas, también regula la condición de una obra en dominio público, lo cual ocurre 75 años después de la muerte del autor.
Esta ley también protege las obras de producción artesanal o popular y todos los usos, costumbres y tradiciones de las diferentes culturas y etnias en México, sin embargo la ley otorga la posibilidad a cualquier individuo de difundir libremente dichas obras, siempre y cuando no se atente en contra de la imagen que conserva  la comunidad étnica a la cual pertenecen.
El 6  de mayo de 1972 se creó la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas, la cual se encarga de establecer las normas para el mantenimiento y tratamiento de monumentos y arqueología en la nación.
El 31 de diciembre de 1975 se crea también la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles, la cual establece estímulos económicos para los artistas, lo cual genera una motivación para quienes crean y difunden la cultura en el ámbito civil.  
Posteriormente el 21 de enero de 1988 se crea la Ley General de Bibliotecas, la cual establece las normas y las obligaciones que tienen los sistemas de bibliotecas en todo el país.
Finalmente y siendo una de las leyes más nuevas en México está la Ley Federal de Cinematografía la cual se creó el 29 de diciembre de 1992, para regular la actividad cinematográfica y apoyar la producción del cine mexicano, esta ley ha tenido frutos en los últimos años ya que el cine mexicano ha logrado tener presencia mundial, con directores mexicanos como Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro.

Reglamentos
Las dependencias públicas encargadas de difundir y promover la cultura poseen reglamentación independiente a la legislación que le concierne, algunos de estos reglamentos son el Reglamento de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas, el Reglamento para el uso del Teatro del Palacio de Bellas Artes, el Reglamento de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y el Reglamento para el uso y conservación de las áreas, objetos y colecciones del Palacio Nacional.
La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, por ejemplo, establece la obligatoriedad para los propietarios de los monumentos de cuidarlos y conservarlos y establece las normas para su restauración, demolición o reconstrucción, y también define la existencia de un Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas e Históricas, en donde se contiene un listado de todos los monumentos y zonas arqueológicas que hay en un país, lo que permite un mayor control en la vigilancia del cumplimiento de la presente ley, también esta ley dice que todos estos monumentos y zonas arqueológicas son propiedad de la Nación.
Es importante también señalar la existencia de otro reglamento que prohíbe la exportación de Documentos originales relacionados con la historia de México, y de los libros que por su rareza sean difícilmente substituibles, que fue creada el 13 de julio de 1974 para impedir la fuga de documentos relacionados con la historia nacional hacia países extranjeros.

Leyes sobre bibliotecas
La Ley General de Bibliotecas, es la que se encarga de legislar para regir el sostenimiento y administración de bibliotecas en el país, y dicta cómo los gobiernos deben coordinarse para realizar esta tarea.
También señala las normas de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, que es un organismo que controla las bibliotecas públicas alrededor de toda la nación, también esta ley aclara el funcionamiento del Sistema Nacional de Bibliotecas, el cual a diferencia de la Red de Bibliotecas, contiene no solo a las bibliotecas públicas, sino también privadas y significa un puente de enlace entre ambas.
Otra atribución que otorga esta ley va dirigida hacia la Secretaría de Educación Pública, la cual tiene la facultad de evaluar las políticas en torno a las bibliotecas en todo el país.


El mecenazgo no está concebido como un régimen legal en México, únicamente se cuentan con disposiciones que buscan regularlo, como por ejemplo sería la protección de asociaciones no lucrativas y el pago de impuestos de los creadores a través de obra artística.

Leyes en revisión
Una ley que actualmente se encuentra en revisión es la referida al Fomento y Promoción de la Creación, se ha propuesto la creación de una política pública de comunicación para garantizar el desarrollo de la expresión cultural y asignar funciones a los institutos encargados de promoción y difusión artística.

Conclusión
México posee una diversidad cultural y étnica muy rica que es digna de mostrarse al mundo, sin embargo para que esto ocurra de manera más eficaz es necesario la instauración de buenas políticas culturales por parte de los gobiernos, tanto municipales, estatales y federales.
La rica historia de México en materia cultural, les debe dar a los dirigentes suficientes razones para concentrar buena parte de atención en la cultura, los avances han sido importantes, sin embargo aún falta mucho por lograr, México tiene mucho que mostrar al mundo culturalmente hablando, pero primero debemos aprender a valorar y maravillarnos nosotros mismos de lo que poseemos.
Sin duda México posee grandes instituciones culturales, algunas de ellas las mejores de América Latina, y eso nos compromete aún más en aprender como mexicanos a concebir correctamente nuestra cultura para poder proyectarla al mundo.
En materia de legislación aún falta mucho por hacer, la cultura, legalmente hablando, aún es vista como algo no muy bien definido y no se tiene el suficiente rigor legal para proyectar las leyes culturales como algo realmente importante en nuestra sociedad.
Desde la época de los aztecas, pasando por la colonización, la independencia, la revolución y la época contemporánea, México ha demostrado tener armas suficientes para proyectarse como una nación súper desarrollada en la producción cultural, sin embargo para alcanzar esa meta es necesario buenas políticas culturales, pero sobre todo buenos ciudadanos mexicanos que sepan consumir y apreciar adecuadamente los productos culturales de México.

Bibliografía
Nivón, E. (2004). Malestar en la cultura: conflictos en la política cultural mexicana reciente. Extraído el 3 de diciembre de 2011 desde http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric07a01.htm
Ejea Mendoza, T. (Casa del Tiempo, Revista UAM) 2008. Artículo: “Las políticas culturales de México en los últimos años”
Giménez, G. La Aproximación cultural en México, una aproximación. Extraído el 3 de diciembre de 2011 desde http://132.248.35.1/cultura/ponencias/GGIMENEZ.html
Conaculta (2007). Programa Nacional de Cultura 2007-2012. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://www.conaculta.gob.mx/PDF/PNC2007_2012.pdf
Unesco (1982). Conferencia mundial sobre las políticas culturales. Extraído el 1 de diciembre de 2011 desde http://unesdoc.unesco.org/images/0005/000525/052505sb.pdf
Conaculta (2010). Acerca de Conaculta. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://www.conaculta.gob.mx/acerca_de.php
Biblioteca José Vasconcelos. Extraído el 3 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca_Jos%C3%A9_Vasconcelos_%28M%C3%A9xico%29
(2011). La Institución. Extraído el 2 de diciembre de 2011 desde http://bnm.unam.mx/
Conaculta. Quienes somos. Extraído el 3 de diciembre de 2011 desde http://www.helenico.gob.mx/quienessomos.html
Centro Nacional de las Artes. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Centro_Nacional_de_las_Artes_%28M%C3%A9xico%29
Cineteca Nacional (2011). Quienes somos. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://www.cinetecanacional.net/institucion/index.php?opcion=1&lang=es
Cineteca Nacional (2011). Acervos. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://www.cinetecanacional.net/institucion/index.php?opcion=7&lang=es
Instituto Nacional de Antropología e Historia. Extraído el 2 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_Nacional_de_Antropolog%C3%ADa_e_Historia
Instituto Nacional de Bellas Artes. Extraído el 3 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_Nacional_de_Bellas_Artes
Museo Nacional de Antropología. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Museo_Nacional_de_Antropolog%C3%ADa_%28M%C3%A9xico%29
Castillo de Chapultepec. E           xtraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Castillo_de_Chapultepec
Museo Nacional de las culturas. Extraído el 4 de diciembre de 2011 desde http://es.wikipedia.org/wiki/Museo_Nacional_de_las_Culturas
Conaculta. Áreas e instituciones. Extraído el 3 de diciembre de 2011 desde http://www.conaculta.gob.mx/areas_e_instituciones.php?&page=10


REUEL ANGEL ZÚÑIGA PADILLA
JOSE ALEJANDRO TORRES MARTÍN DEL CAMPO