CONVERSATORIO SOBRE EL APORTE DE LA CULTURA EN LA CALIDAD DE VIDA








CONVERSATORIO SOBRE EL APORTE DE LA CULTURA EN LA CALIDAD DE VIDA
“Cultura y Calidad de Vida: beneficios, expectativas y realidades del consumo cultural”, tuvo como nombre este nuevo encuentro universitario abierto a toda la comunidad de la Universidad del Pacífico.

Fuente. Vox Populi, Universidad del Pacífico, Octubre 27 2016

El café conversatorio organizado por la Cátedra Calidad de Vida de la Facultad de Ciencias Humanas y Educación, junto a la Dirección de Investigación y Posgrados de la Universidad del Pacífico, convocó a tres “conversadores” para reflexionar sobre el importante rol de la cultura y las artes en beneficio de las personas.

Los expositores fueron el museólogo y decano de la Facultad de Diseño de la Universidad del Pacífico, Santiago Aránguiz; el Director de Post Grados y Profesor de la Historia de la Cultura de la casa de estudios, Cristian Antoine; y el sociólogo y profesor de la Universidad de Chile, Tomás Peters.

Para motivar la conversación, la jornada partió con una muestra de las actividades culturales desarrolladas en la Universidad del Pacífico a través del Departamento de Extensión Artístico Cultural y las escuelas. Luego, moderado por la Directora de la Cátedra de Calidad de Vida, Karina Gatica, el conversatorio tuvo como eje central la pregunta “¿cómo la cultura permite mejorar la calidad de vida, la salud y el bienestar de las personas?”

“A partir de esta pregunta surgen otras. ¿La cultura apunta a la satisfacción de necesidades post materiales que están presentes en sociedades mucho más desarrolladas o también contribuyen de alguna manera a dar a cuenta de esta dimensión más material de nuestra calidad de vida? ¿Cómo incorporamos el consumo cultural más allá del consumo ilustrado de la cultura? ¿Cómo la incorporamos a nuestras prácticas cotidianas? Porque una parte importante guarda relación con la vivencia de la cultura en la vida cotidiana y cómo lo incorporamos más allá de la una actividad extra a la vida, sino como parte del Habitus”, reflexionó la académica al iniciar la conversación.

El primero en exponer sus puntos de vista fue el Director de Post Grados Cristian Antoine, quien realizó un resumen de su paper de estudio “Notas para un estado del arte sobre el tema: cultura, calidad de vida y salud”, y que forma parte de una publicación de la misma Cátedra de Calidad de Vida.

En su reflexión, abordó cómo se justifica el gasto público en cultura; cómo se justifica que con el fruto de nuestros impuestos el Estado destine recursos para financiar obras, infraestructura, teatros, muestras, etc; y por qué razón debiésemos apoyar esa experiencia o criticarla, entregando argumentos que avalan que la cultura mejora la calidad de vida de las personas.

“Ellas nos dicen que algo hace la actividad cultural en la participación de las personas; que con el arte se sienten mejor, más felices, más completas. Y ahí encontramos una buena razón para justificar la necesidad de poner nuestros impuestos o de invertir en cultura, para financiar este tipo de actividades. Y no solo porque nos interesa que los artistas encuentren un medio de ganarse la vida, sino que mientras ellos se financian, nosotros somos mejores”, señaló Antoine.

También hizo referencia a investigaciones de distintos países que hablan de cómo los museos reducen la ansiedad y el estrés, e impactan en el bienestar, produciendo efectos semejantes al deporte. “Es decir, hablan de cómo la participación en el consumo cultural tiene efectos no sólo sobre la buena salud, sino que también nos ayuda a ser felices”, agregó.

El decano de la Facultad de Diseño, Santiago Aránguiz, criticó que en Chile la educación y su reforma no vaya de la mano con la cultura. “Nuestro Museo de Bellas Artes estuvo cerrado por tres semanas y nadie se dio cuenta, lo que sería un caos en el Prado o cualquiera de esa naturaleza, no sólo para la cultura, sino para la economía de estos países. Ésa es la importancia que se le atribuye en la formación de las personas en muchos países, y nosotros vamos avanzando muy lentamente”, acotó.

En relación al tema del conversatorio, indicó que la cultura es significativamente importante en la vida de las personas. “Algo pasa, porque a través de la cultura uno aprende a ser más sensible a las manifestaciones humanas en cualquier naturaleza y expresión”, afirmó.

Por su parte, Tomás Peters se basó en exposiciones realizadas en la década del ´60 por el sociólogo francés Pierre Bourdieu, quien se preguntaba por qué hay gente que accede al arte y mucha gente que no. “Y la respuesta que él dio es que el consumo cultural depende de las determinantes sociológicas del consumo cultural. Ellas son tres: los años de escolaridad, la variable ingreso y la edad. Entonces, cuando uno se pregunta por qué hay gente que va y otra que no, es por la distribución desigual de los capitales culturales que existen en las sociedades”, explicó.

“Cuando la gente accede a este tipo de espacios, se desarrolla en ellos una forma de pensar la sociedad de manera distinta, pero lo hace a través de estos determinantes que se definen a nivel casi de la estructura social. Por ello, es que en Chile la gente que accede a este tipo de espacios no es más allá de una clase social muy específica y es un problema de desigualdad social”, añadió.

“Entonces cuando uno piensa en cómo se construye el bienestar de una sociedad, uno no puede desligarlo de la idea de que la gente que logra bienestar social no lo hace porque el arte tenga una cualidad particular que hace beneficioso el acceder a ella, sino porque la gente tiene categorías de desciframiento que le permiten reflexionar”, señaló.

En ese sentido, opinó que era una falacia pensar que en Chile la gente irá más al museo porque es gratis o leerá más libros sólo por eliminar el IVA. “La gente que accede a este tipo de espacios está sumamente identificada. En Chile la gente que compra libros es la misma que va a los museos, al teatro y accede al espacio cultural (…) En esto la pregunta es cómo la cultura y cómo la educación permite que la gente acceda a ella, permitiéndoles reflexionar y generar una forma que les ayude a cambiar sus trayectorias biográficas”, comentó el sociólogo.

El conversatorio incluyó una ronda de preguntas de los asistentes, quienes manifestaron su interés por ahondar en las temáticas expuestas, debatir sobre el rol de la educación y de la Universidad en el incremento del consumo cultural de los jóvenes y la importancia de la mediación cultural, la reflexión y el estudio para un mayor y mejor acceso cultural de la población, entre otros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cambios en la legislación sobre financiamiento privado a la cultura en Chile

Acceso a la cultura: La comunicación en los espacios culturales.